María es el rostro “más tierno del rostro de Dios”. Mirándole a Ella sabemos que nuestra fe descansa en la ternura y misericordia del Señor…

Madre de Dios y Madre nuestra, rostro de la ternura de Dios, manifestación de su misericordia y bondad, acércate a nosotros dejándonos contemplar tu rostro para que podemos llegar, con mayor alegría y confianza, al rostro lleno de ternura de nuestra Dios. Dios es amor, es bondad misericordiosa, es mansedumbre y paz. Pidamos que su rostro marque nuestro corazón para siempre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s